Rectificar es de sabios: un avatar tipográfico

Hace algunas semanas tuve que elaborar un avatar tipográfico para la asignatura de Imagen y Lenguaje Visual. En primera instancia, presenté un trabajo con una fuerte base fotográfica, donde la tipografía se utilizaba como motivo secundario, una especie de tatuaje sobre el retrato. Aquí veis la versión de 300×300 píxeles.

En realidad, lo que se pedía era un retrato con base exclusivamente tipográfica, así que he preparado una versión nueva a partir de la misma fotografía. Esta vez, la idea ha sido emplear la tipografía como textura y para ello he utilizado párrafos superpuestos con distintas fuentes e interlineados El resultado es el siguiente.

Os cuento algo más sobre la elaboración de ambas versiones.

En ambos casos se usó una fotografía, un autorretrato tomado delante del espejo. En Photoshop, se eliminaron las imágenes del fondo para dejarlo completamente negro . El resultado se exportó a JPG, que comprime, pero con pérdida. Para el uso que iba a hacer del retrato, me pareció suficiente.

Otro paso en común para las dos versiones, esta vez desde Illustrator, fue aplicar un filtro artístico, concretamente el de Cuarteado (con cuatro niveles). La imagen obtenida es la que he ido trabajando con las tipografías.

La primera versión me sirvió para practicar dos tipos de herramientas de Illustrator: la deformación mediante envolvente, que consigue unos magníficos efectos tridimensionales en las tipografías, y el efecto de sombra paralela.

En ningún momento he querido que los textos transmitiesen mensaje alguno. Trataba de convertirlos en un mero instrumento gráfico. Por ese motivo usé un generador de Lorem Ipsum. Incluso, en mi primer intento, jugué con caracteres en chino y árabe.

Para la segunda versión he realizado un experimento curioso. El filtro Cuarteado nos deja básicamente una serie de manchas de color. Lo que necesitaba era convertirlas en manchas rellenas con textura tipográfica.

Una posibilidad era insertar los textos, contornear las manchas con la herramienta Pluma y luego aplicar una máscara de recorte. Esta técnica, aunque efecitva, puede resultar muy laboriosa. Con el fin de semestre en la Universidad y el fin de año en el trabajo, no me sobra el tiempo, así que decidí probar algo más rápido.

Una vez obtenida la imagen “cuarteada”, la he exportado a PNG para trabajarla en Photoshop. Allí, con el selector Varita Mágica, es fácil delimitar los contornos de las distintas manchas de color con unos pocos clics, y las selecciones resultantes pueden exportarse como trazados vectoriales a Illustrator. Esos trazados me han servido para aplicar las máscaras de recorte sobre las distintas tipografías.

Mientras estaba realizando la composición, me di cuenta de que el texto no era muy efectivo a la hora de rellenar manchas: hacía falta algo más. En primera instancia, he jugado con los interlineados para dejar menos aire en los párrafos. Además de esto, he superpuesto varias veces la misma mancha de texto, y en cada copia he variado la fuente, el tamaño de los tipos y, cómo no, de nuevo el interlineado. Con esto he conseguido un efecto de falsa sombra, pero siempre a base de recursos tipográficos.

Pór último, he insertado el único texto con sentido de toda la composición: la palabra “multimedia”. Aún me he animado a un último experimento, consistente en crear otra pseudosombra, pero basada en una fuente distinta de la original, aunque muy similar. Un pequeño desplazamiento y el uso de color y transparencia han hecho el resto.

Un detalle divertido es que la marca de la cámara (Nikon) había quedado invertida en la primera versión, porque la foto se tomó delante de un espejo. En esta segunda versión, se ha corregido ese error mediante elementos tipográficos. La fuente que utiliza Nikon forma parte de su imagen de marca y no puede encontrarse como tal en un PC. Sin embargo, sí es localizable como trazados vectoriales (formato EPS) en Internet.

Espero que os guste el resultado. Podéis usarlo bajo licencia Creative Commons, Attribution, Non-commercial, Share Alike.

P.D. Para los graciosos que se planteen qué sentido tiene lo del Creative Commons cuando aparece una cara tan fea como la mía, ya sé que no soy Brad Pitt, pero a lo mejor os viene bien como recurso en algún diseño sobre Halloween o de temática estilo The Walking Dead.

Saludos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s